jueves, 2 de mayo de 2013

El Congreso de EE.UU. aprueba la venta de cuatro drones a Corea del Sur.

El Congreso estadounidense ha aprobado el suministro de cuatro aviones no tripulados Global Hawk a Corea del Sur. El monto del contrato puede ascender a hasta 435 millones de dólares. Sin embargo, Seúl podría revisar el acuerdo, ya que el precio final resulta ser más alto del que se esperaba. En otras ocasiones Corea del Sur también se planteó la compra a EE.UU. de drones Phantom Eye y Global Observer. Con estos aparatos el país asiático podría vigilar a su vecino del norte, con el que se encuentra en constante conflicto diplomático y, al menos formalmente, militar. Las tensiones se han intensificado en los últimos meses por la tercera prueba nuclear llevada a cabo por Corea del Norte.

China acabará con el reinado militar de EE.UU. en Asia en dos décadas.

image

El creciente poder industrial de China amenaza cada vez más a la supremacía militar de EE.UU. en las aguas alrededor del país asiático. Un nuevo estudio investigó si Washington será capaz de mantener su statu quo en la región. Según el informe de un grupo de nueve investigadores estadounidenses, publicado por la Fundación Carnegie para la Paz Internacional (Carnegie Endowment for International Peace), en las próximas dos décadas China alcanzará a EE.UU. en sus capacidades militares, incluyendo la construcción de portaaviones y aviones de combate de tipo furtivo. "¿Mantendrá EE.UU. su liderazgo de los últimos 60 años en la zona? El propio país dice que sí, pero todavía no es muy claro si es realmente así", indicó, citado por ‘The New York Times’, uno de los autores del nuevo estudio, Michael D. Swaine, experto en política china de defensa. 

Sin embargo, los especialistas precisaron que, debido a la interdependencia económica entre los dos países, China probablemente evitará el uso de la fuerza militar y no provocará un conflicto armado con el fin de intentar ‘echar’ a EE.UU. de la región. De acuerdo con ‘The New York Times’, el informe señala que el cambio del equilibrio estratégico en la región afectaría más fuertemente a Japón, una potencia económica asiática cuya seguridad ha dependido durante mucho tiempo de su alianza con EE.UU. Los expertos opinan que Japón podría responder al creciente poder de China estrechando aún más sus lazos con Washington, como lo hizo recientemente durante la escalada de la tensión acerca de las islas cuya soberanía se disputan las dos naciones asiáticas. El informe concluyó que el resultado más probable de esta 'carrera de armamentos' será un 'equilibrio frágil' en toda la región, algo que supone la continuación de la situación actual, en la que la hegemonía estadounidense se debilita poco a poco por el aumento de capacidades militares chinas, así como por la creciente disposición del país asiático a promover sus intereses. 

India acusa a tropas chinas de reforzar su posición en un territorio en disputa.


India afirma que las tropas chinas han reforzado su posición en un territorio en disputa del Himalaya, agravando la tensión fronteriza y amenazando con convertir un problema local en una crisis diplomática. Según los informes enviados al Ministerio del Interior indio, la parte china ha adoptado una postura agresiva en el sector de Daulat Beg Oldi (DBO), del distrito de Ladakh de Cachemira, territorio disputado del Himalaya. Los documentos señalan que las tropas del Ejército Popular de Liberación se adentraron 19 kilómetros en territorio indio. Allí, aseguran los informes, cerca de 40 soldados chinos han montado cinco tiendas de campaña con una pancarta que dice 'Se encuentra usted en territorio chino' y están recibiendo suministros a través de camiones, agravando la tensión fronteriza entre ambos países. El martes, oficiales militares chinos e indios se reunieron para tratar de rebajar la tensión surgida entre los dos países debido a la incursión de soldados chinos el 15 de abril en el territorio indio de Ladakh. 

Tras el encuentro, en el que las partes no alcanzaron ningún acuerdo, la parte india aumentó la vigilancia en la zona empleando vehículos aéreos no tripulados. Además de la información sobre las carpas y los soldados, las imágenes facilitadas por los drones mostraron que las tropas chinas están construyendo una carretera en esa zona. El ministro de Asuntos Exteriores de India, Salman Khurshid, rechaza como solución la respuesta militar e insiste en que se trata de un problema local que no debería afectar al conjunto de relaciones indio-chinas. Sin embargo, algunos expertos afirman que el problema podría convertirse en una grave crisis diplomática. Además, contradiciendo al ministro Khurshid, el jefe del Ejército indio, el general Bikram Singh, incluye la acción militar como opción para resolver el conflicto. India y China se enfrentaron en 1962 por el control de Aksai Chin, así como por el estado noreste indio de Arunachal Pradesh. Actualmente India controla la mayor parte de Ladakh, mientras que la región bajo control chino es Aksai Chin, una amplia zona adyacente a Ladakh. Sin embargo, ninguna de las partes parece estar satisfecha con la división actual. 

Los argumentos de EEUU sobre DAM no convencen a Rusia.


El 30 de abril en Bruselas se efectuó el primer encuentro en los últimos diez meses de expertos militares y políticos de EEUU y Rusia. Las consultas se llevaron a cabo a puerta cerrada. Sin embargo, a juzgar por las declaraciones de militares rusos, los norteamericanos no pudieron despejar las preocupaciones de Moscú en cuanto a sus planes de desplegar su defensa antimisiles en Europa. Una buena noticia consiste en que las consultas continuarán a finales de mayo. La cuestión se discutirá también durante la visita del secretario de Estado de EEUU John Kerry a Moscú los días 7 y 8 de mayo. En el encuentro de Bruselas Rusia quería en primer lugar que el Pentágono explicara la esencia de los cambios en los planes de EEUU relativos al escudo antimisiles. En marzo el secretario de Defensa Chuck Hagel anunció que EEUU renunciaba a la cuarta etapa del escudo antimisiles. En cuanto al encuentro de viceministros de Defensa de Rusia y EEUU Anatoli Antónov y John Miller, sus jefes, Serguéi Shoigú y Chuck Hagel, respectivamente, se pusieron de acuerdo ya el 25 de marzo.
Las explicaciones de la parte norteamericanos no alejaron las preocupaciones rusas, dijo tras el encuentro el viceministro de Defensa Anatoli Antónov. Este añadió que los problemas del escudo antimisiles son sumamente complejos para que se pudiera decidirlos en un encuentro. Los problemas de la defensa antimisiles europea deben ser solucionados a fondo no en las negociaciones entre Rusia y EEUU sino que atrayendo a las mismas a los europeos, dijo Antónov en entrevista a nuestra emisora: "Quisiéramos que nuestros colegas europeos pensaran: es poco probable que debamos tornar hoy al período de la guerra fría, cuando los destinos del mundo eran determinados por la URSS y EEUU. Hoy el mundo es otro. Hoy ha aumentado la importancia de cada país en la palestra internacional. Y problemas como la defensa antimisiles en el continente europeo es razonable resolverlos en forma multilateral. Con el fin de que todos se dieran clara cuenta de la esencia del problema, de las consecuencias de las posibles decisiones. Y a lo que conduce la realización mal pensada de los planes de EEUU, que en perspectiva puede minar el potencial de disuasión ruso".

Después de la subida al poder de Barack Obama, este anunció en 2009 cierta reconfiguración del escudo antimisiles, propuesto por su antecesor George Bush hijo. Haciendo hincapié en el despliegue de antimisiles en buques de la marina de guerra. Las primeras dos etapas del programa, hasta 2015, prevé la dislocación de cohetes antimisiles SM 3. Moscú está especialmente preocupado por las siguientes dos etapas. En la tercera, después de 2015, en Europa se desplegarán antimisiles más modernos SM 3IIA. En la cuarta etapa, después de 2018, se planificaba sustituirlos por cohetes perfeccionados SM 3 IIB. Estos serán instalados en Polonia. Serán capaces de interceptar algunos cohetes balísticos intercontinentales de Rusia. Rusia insiste en que se le dieran garantías jurídicas por escrito de que el escudo antimisiles en Europa no esté apuntado contra las fuerzas nucleares rusas de disuasión. 

Washington se limita a aseveraciones orales. Los militares rusos estiman y con razón que es sumamente ingenuo confiar en “acuerdos de caballeros” en una esfera como las fuerzas nucleares y la seguridad del país. Los expertos de Rusia suponen que la renuncia a la cuarta etapa del escudo no es sino un estratagema de EEUU. El repliegue de la cuarta etapa ofrece poco y no puede tranquilizar a Rusia, considera Evgueni Buzhinski, vicepresidente del Centro Investigaciones Políticas de Rusia: "Los norteamericanos deben renunciar al despliegue del escudo antimisiles en Polonia, así como en los mares del Norte y Báltico. Es decir deben renunciar también a la tercera etapa. En caso contrario se habla de medidas a medias". El viceministro de Defensa de Rusia informó que espera continuar el diálogo con su colega, vicejefe del Pentágono John Miller en Moscú. Le invitó a una conferencia internacional sobre seguridad europea que tendrá lugar los días 23 y 24 de mayo. Al día siguiente de finalizada la conferencia, las conversaciones en torno a los problemas del escudo antimisiles con EEUU proseguirán por la línea de los departamentos militares.

Israel adquirió otro submarino capaz de portar armas nucleares.

 
Una empresa alemana proveedora de submarinos entregó el lunes la nave Dolphin AIP, uno de los más avanzados del mundo, a las Fuerzas Armadas de Israel. Con este, suman cinco los submarinos capaces de portar armas nucleares en poder sionista. Las Fuerzas Armadas de Israel recibieron su quinto submarino de clase Dolphin AIP, propulsado con diesel y capaz de portar misiles con ojivas nucleares, con un alcance de mil 500 kilómetros. La víspera la empresa alemana ThyssenKrupp Marine Systems entregó la nave valorada en 500 millones de dólares, a los militares israelíes en la localidad de Kiel, capital de Schleswig-Holstein (norte alemán). En presencia del director general del Ministerio de Asuntos Militares de Israel, el general Udi Shani; el comandante de la marina israelí, Ram Rothberg y un número de funcionarios alemanes el submarino fue bautizado con el nombre de Rahav. El Ministerio de Defensa de Tel Aviv detalló en un comunicado que “el Rahav es uno de los submarinos más avanzados del mundo. Es una plataforma multiuso, que puede adaptarse a muchas y diferentes misiones. La flota submarina constituye un brazo largo de la Armada y del Ejército”.

El Gobierno de Israel tiene tres submarinos Dolphin considerados entre los más sofisticados del mundo, junto al cuarto submaridno Tanin, el primero de la nueva generación del modelo Dolphin II que fue entregado en mayo de 2012.

Los submarinos han costado a Israel mil 800 millones de dólares. Recientemente, Alemania aprobó la venta de una sexta nave, que se espera sea entregada en 2017. Según lo estimado, Rahav formará parte de la Armada israelí en 2014 y previamente estará sometido a una serie de pruebas bajo el auspicio de la parte alemana, tal y como lo autorizó el Parlamento Federal en marzo de 2012. El primer ministro israelí, Bejamin Netanyahu, dijo que los submarinos son “una herramienta fuerte y estratégica” para la Armada. Pese a las críticas y sanciones contra Irán por el desarrollo de su programa nuclear con fines pacíficos y civiles, tanto Israel como Estados Unidos aumentan cada día su arsenal nuclear desobedeciendo múltiples resoluciones de las Naciones Unidas. Israel posee un número no declarado de ojivas nucleares y, a diferencia de Teherán, no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear. Por su parte, Estados Unidos ha desarrollado armas nucleares y ha hecho uso de estás contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, así como se ha negado a firmar algún protocolo de desarme.
 

Japón y Rusia negociarán el tratado de paz pendiente desde la Segunda Guerra Mundial.

Desde 1945, las relaciones entre Japón y Rusia se remiten al armisticio firmado por ambos países tras la rendición del ejército japonés. 
 
Hoy, después de más de 65 años, ambos han acordado, en un encuentro en Moscú entre Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa, y Shinzo Abe, primer ministro nipón, promover e impulsar el desarrollo de unas nuevas negociaciones para desarrollar un tratado de paz definitivo desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, y acogiéndose al Tratado de San Francisco por el que Japón renunciaba a sus derechos sobre las Islas Kuriles, la URSS aprovechó para anexionarse de nuevo las islas. Desde entonces, Japón ha considerado a este pequeño territorio como propio, siendo éste el obstáculo principal para normalizar unas relaciones con Rusia. Pese a ello, en la declaración conjunta emitida por ambas potencias durante el día de ayer, se manifestó “la decisión de firmar un tratado de paz una vez se superen las discrepancias entre ambas partes por medio de unas negociaciones”. Así, durante esta visita, la primera de un máximo mandatario nipón desde 2003 a Moscú, Abe explicó, en una rueda de prensa conjunta junto a Putin, que “durante los últimos años las negociaciones para la firma de un acuerdo de paz se encontraban en un estado de estancamiento. Pero hemos logrado reanudar las negociaciones”. 

Por su parte, el presidente ruso recordó que el problema no lo crearon ellos, sino que ha sido “heredado”, aunque explicó que el objetivo hoy de las distintas partes es buscar una solución. Con todo ello, ambos líderes han dado luz verde para que sus representantes de exteriores negocien la solución que conciba la creación de un tratado de paz.Sin embargo, la llegada a un acuerdo no parece sencilla por ninguna de las partes. El problema reside en que ambos mantienen un contencioso sobre las islas Kuriles, situadas al noreste del archipiélago japonés y al sur del mar de Ojotsk. Estas islas, ricas en recursos naturales, pasaron a soberanía japonesa en 1875 después de un acuerdo alcanzado con Rusia. Además, durante el encuentro también se trató el asunto relativo a la última crisis nuclear en la península coreana, y se instó a Pyongyang a que respetase y cumpliese en la resolución de las Naciones Unidas en la que se condena su actividad nuclear.